EL LUGAR DÓNDE NO EXISTE EL TIEMPO…

Hola brujitos, de nuevo los abandoné porque ando un poco desorientado, pensando que hacer con mi vida; ya que estaré 4 meses sin clases. Pero bueno esa es otra historia. El fin de semana visité el pueblo de mi madre un lugar dónde los minutos se hacen segundos y las horas minutos, creo que no hay otro lugar en Veracruz donde sienta eso, el pueblo se llama Las Margaritas y se encuentra a 1 hora de Catemaco.

SAM_1495

Llegamos a casa de mi abuela y lo primero que hicimos fue comer, ¡tragar!, ¡devorar! y disfrutar el delicioso desayuno.

Después fuimos a buscar la carnada para los peces, aquí utilizan levadura que es masa media cocida y gusanos de tierra húmeda.

SAM_1518

Agarramos la pala, botellas y palos para ir a escarbar.

SAM_1522

Encontramos el lugar perfecto, había demasiados gusanos.

SAM_1520

Se ven poquitos pero son más de 30.

SAM_1549

Mientras nosotros fuimos por los gusanos mi mamá componía las cañas.

Antes de ir a la laguna pasamos a casa de mi tía Adría y visitamos su nueva granja (confieso que me quería robar unas gallinas ponedoras).

SAM_1555

Se nos hizo muy tarde, ya había sol y sería más difícil pescar.

Yo no sé remar en lancha así que mi madre se la tuvo que rifar y llevarnos hasta el lugar ideal para poder pescar.

SAM_1573

Empezamos el recorrido y yo estaba encantado, tomando fotos de todo.

SAM_1575

Mi papá, hermano y prima estaban en otra lancha.

SAM_1583

Siempre lo he dicho y lo seguiré diciendo: la laguna de Catemaco es muy diferente por todos sus lados.

SAM_1595

Llegamos al lugar dónde hay más pescado y nos amarramos de las ramas de los árboles que ven al fondo para no movernos.

SAM_1605

Después de unas horas ya teníamos varias mojarras y yo seguía sin pescar nada.

SAM_1591

Empezó el viento y tuvimos que buscar otro lugar, porque en esas condiciones los peces se espantan.

SAM_1625

Ignoren la cara de mi madre, es del cansancio después de ver un cocodrilo y remar como nunca en la vida.

SAM_1644

Nos dio miedo seguir en la laguna por el cocodrilo y tuvimos que pasarnos al río. No tardamos ni una hora cuando el hambre nos hizo regresar a casa de mi abuela a preparar la comida.

SAM_1653

Esto que ven aquí es el resultado de dos horas pescando, mojarras al chile y limón, de mis guisos favoritos.

SAM_1656

Antes de anochecer llegó un tío y nos preparó estos deliciosos elotes, que fueron mi cena. Así terminó mi aventura brujitos y cada vez que visito el pueblo se pone mejor, a veces no encuentro elotes, pero si una olla llena de tamales y atole, otras veces no encuentro pescado pero sí una deliciosa Anguila. En conclusión ir al rancho es de las cosas que más disfruto en la vida.

Con todo lo que ha pasado estás últimas semanas he empezado a valorar más lo que tengo, aprender que las cosas no son para siempre y que Dios es más grande que todo.

Te invito a vivir la vida como nunca, a disfrutar a la familia, a la novia, el novio, al hermano, a la hermana, a salir y no encerrarte en el mundo de las tecnologías, la vida real es más bonita, conoce el pueblito al que siempre has querido ir, ve al cine, visita a la familia, corre, come, agradece y disfruta que a cómo vamos no sabemos si mañana nos tocará vivir.

Me despido mandándoles mis mejores deseos y un caluroso abrazo, lo quiere un brujo. 

One Comment

Add yours →

  1. K padre k compartas tus experiencias con tus seguidores gracias

    Me gusta

Hola, gracias por dejar tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s